En cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012 se informa de que este sitio web utiliza cookies de terceros con objetivos analíticos así como
una cookie propia para recordar su decisión de no mostrar más este aviso. Si está de acuerdo haga click aquí De acuerdo Más información

Economía

¿Cómo estáis viviendo esta “crisis”?

Aunque hace ya algún tiempo intenté aprender economía sigo sin saber nada. Sin embargo, afortunadamente no sólo no he perdido el interés sino que me gusta aún más. Me lo paso bien intentando hacer cábalas sobre lo que puede pasar, intentando entender las variables que nos afectan tanto en el día a día y se ha convertido en un pequeño hobby para mí.

Y desde luego, pocos momentos pueden ser más propicios para aficionarse a esta ciencia social como el que estamos viviendo ahora.

A pesar de que mi situación financiera no es precisamente la más recomendable, en ocasiones creo que la emoción de seguir los acontecimientos es superior a las preocupaciones que también me estoy comiendo. Y me encanta.

Porque lo que se está viendo no es algo normal. No hablamos de crisis, hablamos de crack. Y aún falta porque llegue con toda su alegría a España. España, ese país donde nos comemos las pollas sin extirparnos las oportunas costillas. ¿Que en USA cada día hay un banco que se va a la mierda? pues aquí no pasa nada, porque nuestro sistema es sólido. ¿Que el chiringuito económico del otro lado del charco se desmorona? No pasa nada, aquí sale ZP que ya ha recibido sus dos tardes de clases de economía y problema resuelto.

Lógicamente, pensar que en España no va a pasar nada es un poco utópico. Pero tampoco iba por ahí esta entrada, que me lío.

La cuestión es que con una naturalidad pasmosa el mayor defensor del liberalismo está metiendo la mano por el culo a todas sus marionetas bancarias para salvarlas de la quiebra, para socializar pérdidas como si lo hubiera hecho toda la vida. Sarkozy ya anda diciendo que hay que controlar más a los bancos, mientras que volviendo a Estados Unidos, no conformes con bajar los tipos de interés a saco y con intervenir el sistema financiero han puesto ya las máquinas a fabricar billetes. Como el que intenta resucitar a un muerto susurrándole al oido palabras de amor.

Qué vendrá ahora, ¿una hípermegaultrainflación? ¿o una debacle y el nacimiento de un nuevo sistema económico?

Y aquí es donde mis ojos de neofito brillan con esplendor. No porque crea que las consecuencias puedan ser buenas o porque yo no lo vaya a notar, sino porque la emoción de contemplar, sorprenderme y aprender es enorme. Y eso al fin y al cabo, es una gran noticia.

Saludos.

Si te ha gustado... ¡comparte!  Compartir en FacebookTweet about this on TwitterCompartir en MenéameCompartir en RedditCompartir en Google+

Está todo muy parado

Es una obviedad pero está todo muy parado.

Se venden viviendas pero a un ritmo mucho más normal que el de los últimos años, dónde los pisos se vendían como churros.

Es una obviedad, insisto, pero ayer me lo comentó una compañera de trabajo. Os explico su situación:

Compró un piso hace 4 años por 180.000 €, 4 habitaciones, buena zona, comprado entonces por un valor inferior al del mercado. Lo puso a la venta hará unos 3 meses por unos 426.000 € y compró otro piso mejor, más grande, con parking, etc … por unos 480.809 €

El piso que yo compré, está sobrevalorado, como todos. Soy consciente y compré aceptando esa sobrevaloración teniendo en cuenta como estaba el mercado del alquiler etcétera … tomé una decisión y si me equivoqué pues me tendré que joder.

Pero a pesar de que yo tengo hipoteca, que he asumido unos riesgos y que se supone que pertenezco al club de los “hay que arriesgarse para conseguir algo en esta vida” aunque yo no me siento parte de ese club, no deja de sorprenderme como hay gente capaz de contraer 2 deudas con el banco de ese calibre.

Evidentemente, no tiene ni visitas para ver el piso. Su conclusión ? “bueno, ahora dicen que se reactivará el mercado con la bajada del euribor, de hecho ya ha empezado a bajar”

Para empezar, ha bajado por primera vez desde hace dos años. Ha bajado respecto al mes anterior, por lo que las hipotecas que se revisan con Euribor a 1 año (la mayoría), incluso las que se revisan con Euribor a 6 meses seguirán subiendo, al menos de momento.
Por otro lado no tengo ni puñetera idea de economía pero una bajada del euribor ya no creo yo que sea suficiente para reactivar de manera fuerte el mercado. Muy bestia tendría que ser esa bajada para compensar pagar por un piso más de 70 millones de las antiguas pesetas. Quién puede pagar esos precios ? casi nadie excepto los inversores y esos ya hace algún tiempo que se fueron al bosque a buscar setas. Si nadie puede comprar, nadie puede vender y con una gran deuda a las espaldas sólo queda bajar el precio, y mucho me temo que tratándose de esas cifras y siendo dos las deudas (una de unos 230.000 € y otra de unos 480.809 € aproximadamente) sólo queda bajar mucho el precio.

Como no le dio tiempo de vender el primero antes de comprar el segundo, está pagando dos hipotecas con carencia, debe estar tirando a la basura unos 2.400 € al mes. Seguramente podría vender el piso que tenía por un precio alto pero con más salida en el mercado, pero claro, no podría permitirse la súper hipoteca que le quedaría posteriormente con el piso nuevo.

Le han llamado agencias haciéndole ofertas por debajo de lo que pide, su respuesta: “me lo han tasado hace poco, sé lo que vale” como si la tasación fuese garantía de algo.

He aprendido a no dar consejos financieros a la gente, porque ya la he cagado alguna vez, no tengo ni idea, y son temas muy serios.

Pero a ella le dije: “vender ahora está difícil, porqué no te aseguras de venderlo por un buen precio antes de comprar el piso nuevo ?. Si lo vendes por 426.000 € te podrían quedar 240.000 € para ti, que al 4% de interés anual son 9600 € al año. Una vez vendido podrías comprar piso con más calma y negociar mucho mejor”

Son cálculos muy simplistas, lo sé, pero para hacerse una idea aproximada sirven. No lo hizo y se encuentra en una situación más que comprometida y lo que es peor, sin ser consciente.

Lo que es relevante para mí no es que la haya podido cagar tomando una mala decisión financiera. Todos la cagamos y equivocarse en algo así ni es delito, ni es reprobable. Pero entramparse de esa forma sin pensárselo y sin querer saber nada de estos temas me parece muy grave, y creo que las consecuencias no serán menos graves.

En febrero creo que se le acaba la carencia de una de las hipotecas y tendrá que recurrir a ayudas familiares para llegar a fin de mes.

Eso sí, ya pidió un poco más de hipoteca cuando compró el piso nuevo para poder irse de vacaciones a tutiplén a unas conocidas islas de Asia.

Teniendo en cuenta que no es la única que está en una situación similar veremos como acaba todo ésto. No soy muy optimista al respecto, la verdad …

Si te ha gustado... ¡comparte!  Compartir en FacebookTweet about this on TwitterCompartir en MenéameCompartir en RedditCompartir en Google+

Intentando aprender economía

Me gusta el modelo del hombre del renacimiento. La inquietud por saber cosas nuevas es galbraith.jpg algo apasionante y es más apasionante aún ver como adquieres nuevos conocimientos, aunque sean pocos.

Una de los temas sobre los que quiero “aprender” es Economía. Lo he puesto entrecomillado porque usar esa palabra para aplicarlo a un campo tan grande como ese me parece demasiado ambicioso.

Ya había empezado hace unos meses a leer documentación en Internet, a suscribirme a algunos blogs (algunos tan buenos como el de Fernando o el de Gonzalo Bernardos) pero sólo conseguía “aprender” conceptos sueltos y muchas veces inconexos. Otras veces desconfiaba de la fuente, y no quiero aprender algo y no estar convencido de si es correcto o no.

Así que salí en búsqueda de un libro que explicase economía para idiotas como yo. Pero tampoco quería que fuese “Economía para dummies” de estos que te puedes encontrar tranquilamente al lado de las revistas de horóscopos en el “Carreful”.
En definitiva, quería un libro de introducción a la economía con un lenguaje claro, y escrito por un profesional de indudable solvencia.

Y lo encontré en seguida. Se llama “Introducción a la economía” de J.K. Galbraith

Después de un largo y tedioso periplo para comprar el libro de las narices (que no voy a explicar para no aburrir a los lectores si es que los hay) ayer lo traje por fin a mi casa.

Ya os diré qué me ha parecido cuando lo lea (yo no soy como otros :D) pero de momento el planteamiento me gusta. Es una entrevista que le hacen a Galbraith mediante la cual acaban hablando de todos los temas que aparecen en el índice sin dar la impresión de rollazo técnico.

A ver qué tal se da la cosa …

Si te ha gustado... ¡comparte!  Compartir en FacebookTweet about this on TwitterCompartir en MenéameCompartir en RedditCompartir en Google+

¿Hacienda somos todos?

Las desgravaciones por compra o rehabilitación de vivienda habitual son injustas, y en este momento, absolutamente innecesarias.

Pero que en tu primera declaración de la renta hacienda te devuelva ésto:

Fisco chino es el fisco chinooooo !!!!!! fisco fisco fisco fisco chino! chino! chino! chino!

Hace que sientas un amor por el fisco indescriptible ;)

Si te ha gustado... ¡comparte!  Compartir en FacebookTweet about this on TwitterCompartir en MenéameCompartir en RedditCompartir en Google+

Tipos de hipotecas. Revolución del mercado hipotecario en España

 

Forges

Desde que firmé arras hasta que firmé la hipoteca visité un montón de bancos. Y cuando digo un montón, no exagero, tengo la lista por ahí, ya la publicaré algún día para que os hagáis una idea.

El motivo de visitar tantos bancos no fue sólo el retraso de la promotora. Eso influyó bastante pero creo que aún fue más importante la revolución hipotecaria vivida en este último año. Cuando empecé a mirar habían los siguientes tipos de hipotecas:

– A tipo variable hasta a 40 años

– A tipo fijo hasta 15 años

Explico ambos casos aunque son muy sencillos: El banco te presta una pasta y te cobra un dinero por ese servicio. Cada mes, en ambas modalidades se paga una parte de la cuota en concepto de intereses para el banco y otra parte de devolución del préstamo. Si uno pidió prestados 180.000 € habrá una parte de la cuota que será capital devuelto y pasará a deber 179.900 € por ejemplo. Ese dinero prestado se irá devolviendo poco a poco durante el plazo pactado con la entidad hasta que se haya devuelto completamente y mientras eso ocurre, el banco recibe un dinero por el servicio prestado.

La cantidad de intereses pagados en las cuotas es mucho más alto al principio de la devolución que al final, así el banco se asegura del retorno de su inversión.

A groso modo es eso y la diferencia entre ambas hipotecas es que en la de tipo variable el importe a pagar se desconoce, ya que el préstamo se calcula en función de un tipo de referencia (En España, normalmente Euribor o IRPH). La cuota subirá o bajará en función de los movimientos de ese tipo.

En la de tipo fijo, en cambio, siempre sabremos lo que vamos a pagar desde el principio al fin del préstamo independientemente de las subidas o bajadas de los tipos de interés. Por eso, los plazos de devolución a tipo fijo suelen ser inferiores que los de las hipotecas a tipo variable, ya que así el banco reduce el riesgo de perder dinero.

Y ya está. Con esa variedad elegir la entidad más conveniente resultaba bastante sencillo. Sólo tenías que hacer una lista con las condiciones de las mejores entidades, hacerles una visita y si te aceptaban comparar y decidir.

Pero como no podía ser de otra manera la sencillez se fue a la mierda. Con la subida de los tipos de interés los bancos reinventaron la rueda para no perder clientela y la oferta de productos creció de una manera que yo nunca hubiera imaginado:

– Hipotecas crecientes: El capital amortizado es más bajo que en las hipotecas convencionales lo que supone una reducción en la cuota durante toda la vida de la hipoteca. A cambio, además de lo que hagan los tipos de interés, cada año la cuota sube un porcentaje pactado con la entidad que no suele ser superior a un 4%

– Hipotecas con carencia: Durante un periodo determinado que puede ser de un año hasta 35-40 sólo se pagan intereses

– Hipotecas con aplazamiento de pago del capital a la última cuota: Permiten aplazar a la última cuota el pago de una parte del capital, no suele ser superior al 30%. Se pueden hacer amortizaciones sobre ese porcentaje dejado para el final o sobre el resto del capital. Ejemplo.

– Hipotecas de cuota constante: Siempre se paga lo mismo. En caso de subidas o bajadas en los tipos de interés lo que se hace es alargar o acortar el plazo de devolución

– Hipotecas compartidas: Para comprar vivienda entre varias personas. Si alguien conoce algún caso ruego que me lo haga saber porque me parece realmente acojonante. Ejemplo.

– Hipotecas mixtas: Durante un periodo de tiempo al principio del préstamo tienen un tipo de interés fijo. Dependiendo de la entidad se pueden contratar más o menos años. Es una posibilidad que ha querido potenciar el gobierno de ZP en la ley de reforma hipotecaria. Anteriormente los bancos estaban obligados a cobrar comisiones muy altas por este tipo de producto. Ejemplo.

– Incluso Hipoteca a medias

A todo ésto el plazo de devolución hipotecario batió un nuevo récord situándose en 52 años. Récord que ahora mismo tiene caja duero.

Como la compra del piso suponía la decisión financiera más importante de mi vida hasta el momento, no quise dejar de revisar todas y cada una de las novedades en el mercado hipotecario para intentar conseguir la mejor oferta posible. Así que visité bancos y más bancos y más bancos … al final como el constructor seguía retrasándose me suscribí a algunos blogs para enterarme de las novedades e intentar no perder tanto tiempo en la búsqueda.

Como me ha quedado un ladrillazo impresionante, mejor os explico como es mi hipoteca otro día :D

Saludos.

Si te ha gustado... ¡comparte!  Compartir en FacebookTweet about this on TwitterCompartir en MenéameCompartir en RedditCompartir en Google+
Donde no hay mata no hay patata © 2014 Tema adaptado a partir de Frontier