En cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012 se informa de que este sitio web utiliza cookies de terceros con objetivos analíticos así como
una cookie propia para recordar su decisión de no mostrar más este aviso. Si está de acuerdo haga click aquí De acuerdo Más información

Lecturas

Anna Frank

Este verano estuve en Amsterdam y aproveché para leerme su diario. Lo dejé a medias después del viaje y lo he terminado hace poco. Siguen ahora algunas de las reflexiones que llamaron mi atención:

19 de noviembre de 1942:

Me da mucho miedo pensar en todas las personas con quienes me he sentido siempre tan íntimamente ligada y que ahora están en manos de los más crueles verdugos que hayan existido jamás.
Y todo por ser judíos.

13 de enero de 1943:

No nos queda más remedio que esperar con la mayor tranquilidad posible el final de toda esta desgracia. Tanto los judíos como los cristianos están esperando, todo el planeta está esperando, y muchos están esperando la muerte.

27 de marzo de 1943:

Rauter, un pez gordo alemán, ha dicho en un discurso que para el 1 de julio todos los judíos deberán haber abandonado los países germanos. Del 1 de abril al 1 de mayo se hará una purga en la  provincia de Utrecht (como si de cucarachas se tratara), y del 1 de mayo al 1 de junio en las provincias de Holanda septentrional y Holanda meridional. Como si fueran ganado enfermo y abandonado, se llevan a esa pobre gente a sus inmundos mataderos. Pero será mejor no hablar de ello, que de solo pensarlo me entran pesadillas.

24 de diciembre de 1943:

Cuando llevas un año y medio encerrada, hay días en que ya no puedes más.

1 de agosto de 1944:

Tengo mucho miedo de que todos los que me conocen tal y como siempre soy descubran que tengo otro lado, un lado mejor y más bonito. Tengo miedo de que se burlen de mí, de que me encuentren ridícula, sentimental y de que no me tomen en serio.

He descubierto a una niña con una importante capacidad introspectiva para su edad, inquieta, sincera e inteligente, con una calidad en la escritura impensable en cualquier chaval español de su misma edad.

Es duro leer según qué vivencias derramadas con el bolígrafo de una chiquilla, pero vale la pena.

Si te ha gustado... ¡comparte!  Compartir en FacebookTweet about this on TwitterCompartir en MenéameCompartir en RedditCompartir en Google+

Kilómetros de sonrisas

Todos hemos soñado alguna vez con dejarlo todo y hacer alguna locura. La diferencia entre Álvaro Neil y los demás es que él ha tenido el valor de hacerlo. kmsonrisas.jpg

Hace algo más de 7 años cargó su bicicleta en un avión y después de aterrizar en Bolivia, empezó su aventura cuyos dos objetivos principales son: dar la vuelta al mundo y ofrecer su espectáculo de payaso gratuitamente para las gentes humildes de los lugares que recorre.

En Kilómetros de sonrisas nos explica cómo fue la primera parte de su viaje. Al leerlo no tendrás las sensación de estar consumiendo una joya literaria, porque no lo es, tampoco esperes una cantidad desbordante de sentimiento, porque tampoco lo hay. Eso sí me decepcionó un poco, esperaba algo más de emoción cuando imaginaba cómo serían las caras de las miles de personas que presenciaron su espectáculo y que por un momento olvidaron las difíciles condiciones en las que vivían.

No obstante sí creo que se trata de un libro recomendable. Si podéis, leedlo con un buen mapa de Suramérica al lado. Si no estáis muy puestos en geografía os vendrá de maravilla.

Podéis seguir a Álvaro en su web: www.biciclown.com

Si te ha gustado... ¡comparte!  Compartir en FacebookTweet about this on TwitterCompartir en MenéameCompartir en RedditCompartir en Google+

Tus zonas erróneas

A todos nos han regalado o prestado cosas, algunas hacen más ilusión que otras, algunas tuszonaserroneas.jpg nos han sido útiles y otras no pero siempre es de agradecer que otra persona te de algo con todo su cariño.

Supongo también, que todos tenemos algún regalo que nos ha hecho más ilusión que todos los demás. Pero, sabéis qué es lo mejor que os han prestado ?

Voy a hablaros de lo mejor que me han prestado a mí. Es un libro, y se llama “Tus zonas erróneas” de Wayne W. Dyer.
Es un libro de autoayuda o como se viene llamando de un tiempo a esta parte, de desarrollo personal que suena mejor.

Lo leí hace ya unos cuantos años, en un momento en el que estaba muy receptivo (y eso es algo muy importante cuando se leen este tipo de obras) y es el único libro que  he leido dos veces en mi vida, y que además, sé que leeré más veces.

Me abrió los ojos y me enseñó muchas cosas que me han acompañado hasta ahora. Siempre ha estado presente en todos los proyectos personales que he puesto en marcha en Internet, siempre he hablado de él y esta vez no iba a ser la excepción.

Quiero dar las gracias a la persona que me lo prestó en su día y al autor por escribir un libro tan genial como ese.

Acabo con una cita suya: “La esencia de la grandeza radica en la capacidad de optar por la propia realización personal en circunstancias en que otras personas optan por la locura

Si te ha gustado... ¡comparte!  Compartir en FacebookTweet about this on TwitterCompartir en MenéameCompartir en RedditCompartir en Google+

Intentando aprender economía

Me gusta el modelo del hombre del renacimiento. La inquietud por saber cosas nuevas es galbraith.jpg algo apasionante y es más apasionante aún ver como adquieres nuevos conocimientos, aunque sean pocos.

Una de los temas sobre los que quiero “aprender” es Economía. Lo he puesto entrecomillado porque usar esa palabra para aplicarlo a un campo tan grande como ese me parece demasiado ambicioso.

Ya había empezado hace unos meses a leer documentación en Internet, a suscribirme a algunos blogs (algunos tan buenos como el de Fernando o el de Gonzalo Bernardos) pero sólo conseguía “aprender” conceptos sueltos y muchas veces inconexos. Otras veces desconfiaba de la fuente, y no quiero aprender algo y no estar convencido de si es correcto o no.

Así que salí en búsqueda de un libro que explicase economía para idiotas como yo. Pero tampoco quería que fuese “Economía para dummies” de estos que te puedes encontrar tranquilamente al lado de las revistas de horóscopos en el “Carreful”.
En definitiva, quería un libro de introducción a la economía con un lenguaje claro, y escrito por un profesional de indudable solvencia.

Y lo encontré en seguida. Se llama “Introducción a la economía” de J.K. Galbraith

Después de un largo y tedioso periplo para comprar el libro de las narices (que no voy a explicar para no aburrir a los lectores si es que los hay) ayer lo traje por fin a mi casa.

Ya os diré qué me ha parecido cuando lo lea (yo no soy como otros :D) pero de momento el planteamiento me gusta. Es una entrevista que le hacen a Galbraith mediante la cual acaban hablando de todos los temas que aparecen en el índice sin dar la impresión de rollazo técnico.

A ver qué tal se da la cosa …

Si te ha gustado... ¡comparte!  Compartir en FacebookTweet about this on TwitterCompartir en MenéameCompartir en RedditCompartir en Google+
Donde no hay mata no hay patata © 2014 Tema adaptado a partir de Frontier