En cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012 se informa de que este sitio web utiliza cookies de terceros con objetivos analíticos así como
una cookie propia para recordar su decisión de no mostrar más este aviso. Si está de acuerdo haga click aquí De acuerdo Más información

De homeopatía y otras aguas

A veces la industria de la charlatanería irrumpe en la sociedad con una eficiencia que acojona al más pintado.

Hay dos ejemplos especialmente significativos que pueden verse últimamente: la homeopatía y las pulseritas chupifláuticoenergéticas-psicokármicasdelamuerte.

Lo de las pulseritas no es nuevo. Siendo yo un chaval, recuerdo que un montón de gente llevaba una pulsera con una piedra en cada extremo. Tras preguntar, me decían que se comentaba que esas pulseras mejoraban la salud. A alguno de los adultos que las llevaban tuve yo que decirles que lo que me estaban diciendo era una soberana gilipollez. Supongo que pensaron que se trataba de la respuesta resuelta de un pobre crío, pero la realidad, es que hoy, esas personas siguen siendo igual de crédulas que antaño, y que no me han aportado ninguna prueba de que lo que afirmaban era cierto.

De todas formas, no es mi intención centrarme en trozos de plástico holográmicos. Lo de la homeopatía me parece mucho más interesante ya que juega de forma mucho más directa con problemas más graves de salud.

Es muy raro encontrarse una farmacia donde no se vendan los “remedios” homeopáticos. Así que todo incita a pensar que se trata de algo serio, pero cuando se investiga un poco se descubre el pastel, y es un pastel familiar.

¿En qué se basa la homeopatía?

Empieza la diversión, la homeopatía se basa en los dos principios siguientes:

1) Lo que te hace daño también te cura. Así, tal cual. Dicho de otra manera: si eres diabético y tomas azúcar te va a ir fenomenal. Suena ridículo, porque es ridículo. El magufo fundador de la homeopatía, creía en este principio y suministraba a sus pacientes dosis de las sustancias que causaban sus males. Naturalmente, esos pacientes empeoraban.

Lo normal que haría un científico ante esa evidencia, es pensar que el principio en el que confiaba podría no ser cierto y pondría a prueba sus propias creencias. Pero como el magufo de marras no tenía nada de científico, pensó en el segundo principio:

2) Cuanto más se disuelve un principio activo, más efecto hace. Dicho de otra manera: si cogéis un vaso, lo llenáis de ácido sulfúrico y os lo bebéis, lo más probable es que muráis. Como mínimo acabaréis en urgencias y si conseguís salvar la vida, os quedarán secuelas para siempre. Por favor, no lo hagáis, de verdad es una idea nefasta. Según la homeopatía si cogéis una gota de ácido sulfúrico, la echáis en un contenedor lleno de toda el agua que hay en todos los mares y océanos del planeta, luego cogéis un vaso y lo llenáis de ese agua (que es agua con una gota de ácido sulfúrico disuelta), os hará mucho más daño que el vaso con sólo ácido sulfúrico, sin más. De nuevo suena ridículo, porque también es ridículo.

Para que nadie crea que estos principios me los estoy inventando, aquí está la definición de, por ejemplo, la asociación británica de homeopatía:

About Homeopathy

Treating like with like

Homeopathy is based on the principle that ‘like cures like’ – in other words, a substance taken in small amounts will cure the same symptoms it causes if it was taken in large amounts.

Highly diluted substances

In homeopathy the active ingredient is highly diluted. The greater the dilution, the more potent the medicine. This is the most controversial aspect of homeopathy. How can a medicine be effective when it has been diluted so much?

Laboratory research is focusing on the ability of water to retain an imprint of substances which have been dissolved in it. Science still has a lot to explain but whatever the mechanism, there is a growing body of clinical evidence to show that homeopathy has a positive effect.

Entonces, con unos principios tan ridículos, ¿para qué sirve la homeopatía? pues mire usted, para nada. La homeopatía no puede curar ninguna enfermedad ni tratar ningún síntoma.

Hoy en día, es bastante sencillo probar que un medicamento funciona. Puede ser extraordinariamente complejo saber cómo un principio activo concreto puede tener determinados efectos. Pero saber si un medicamento funciona más allá del placebo es fácil. Y no hay ni un sólo estudio serio que demuestre que la homeopatía  consigue efectos superiores al placebo.

¿Cómo es posible que algo así haya calado de esta forma, cuando carece de toda base científica? En España está muy claro, la culpa la tiene el síndrome “MariSpañol”:

¡Me ha dicho la Mari-Ángeles que se tomó un medicamento homeopático y está mucho mejor de su dolor de espalda!

¡El otro día me encontré con la Mari-Carmen y me dijo que le recomendaron homeopatía y ya no se resfría en los inviernos!  es preventivo, ¿sabes?

¡Ah, me ha dicho la Mari-Puri que el otro día le dio un remedio homeopático a su perro y ahora corre más rápido que un galgo! ¡Y eso que es un chihuahua!

A eso hay que añadir, que los usuarios asiduos de homeopatía no tienen en ningún caso, una enfermedad no “curable” con placebo. Enfermedades tangibles como las virales no permiten que el placebo haga gran cosa. Uno puede autosugestionarse cuanto quiera, pero ambas seguirán apareciendo en las pruebas diagnósticas, sea cual sea el remedio mágico.

Pero si uno cree que no está del todo animado, que se resfría demasiado, que está cansado, etcétera… y recurre a la homeopatía, es posible que crea que funciona, incluso que funciona de forma increible. Esas personas seguirán creyendo que se trata de algo efectivo y no creerán que los resultados que notan se pueden conseguir únicamente con efecto placebo.
Los que hemos tenido que tratar con cerebros difíciles, sabemos lo que es capaz de hacer y no tenemos dudas sobre eso.

Centrándonos en el aspecto puramente social, que es el que me interesa, considero que los tipos de personas que consumen homeopatía pueden clasificarse en los siguientes tipos:

1) Personas que creen que la homeopatía se basa en remedios naturales (y que desconoce, por tanto, los principios en los que se basa). Esto me da esperanzas porque supongo, o al menos quiero creer que son la mayoría. Si vas a la farmacia (centros regulados por las autoridades competentes) y te recomiendan un mejunje homeopático, es altamente probable que lo pruebes y que creas que lo que te ofrecen es positivo para tu dolencia.
Al ser placebo, no hay por qué preocuparse, pero y si en lugar de ofrecerte placebo, te recomendaran algo nocivo, ¿también lo tomarías sin investigar un poco de qué se trata? Está claro que todos podemos caer alguna vez en trampas de distinta índole, pero no es para sentirse orgulloso y una actitud crítica, normalmente es sana y recomendable.

2) Personas que conocen los principios en los que se basa la homeopatía, y creen en ellos. Aquí hay dos subtipos:
2.1) Personas sin formación: Lo tuyo tiene perdón. El mal llamado sentido común no es una asignatura de ningún plan formativo, pero también se entrena, y sin formación es difícil conseguirlo
2.2) Personas con formación: Esto ya no tiene arreglo. Si conoces los principios, eres una persona formada, y te los crees es ridículo hablar contigo sobre este tema. Contra la fe no se puede luchar. La fe cierra la puerta a la argumentación lógica y hace tiempo renuncié a enfrascarme en conversaciones estériles.

Seas del tipo que seas, a mí me parece muy bien que tomes lo que quieras. Pero para afirmar que algo inverosímil es real, hay que aportar pruebas. Imagina que la misma Mari-* te dice que puede mover objetos con la también mal llamada mente. No le pedirías tú, querido lector, ¿que lo demostrara?

Muchos desprestigian a la ciencia, y confían a ciegas en todo lo que suene a karma-new age-natural-psicocósmico. Pero no está de más recordar, que sin ciencia, lo único que hay es barro, palos, piedras y agua. Mucha agua.

Si te ha gustado... ¡comparte!  Compartir en FacebookTweet about this on TwitterCompartir en MenéameCompartir en RedditCompartir en Google+

7 Comentarios

Añadir un comentario
  1. Hola skeptical boy:

    Qué bonitoooooooooo.

    Lo de las leyes de la Homeopatía siempre me han recordado, no sé por qué, a las leyes para cuidar un gremlin, quizás por lo del agua y eso… Otra de sus leyes absurdas es que la Menta cierra los poros por los que el brebaje acuoso entra al cuerpo, así que nada de menta, pero claro, uno piensa: “En algún momento de estos últimos millones de años alguna molécula de agua del medicamento homeopático tuvo que estar en contacto con una planta de menta y, teniendo en cuenta que la homeopatía se basa en la memoria del agua (esa es otra: memoria del agua, el agua recuerda con qué ha estado en contacto, tócate los pezones Mariloles) ningún medicamento debería funcionar” (y quien dice una bonita planta de menta, podría haber pensado en uno de esos pinos que plantamos diariamente, que seguro que también estuvo en contacto con alguna de las moléculas de agua del medicamento).

    Las farmacias están, como muchos otros negocios, para ganar dinero, y por eso en muchas se venden Medicamentos Homeopáticos (sí sí, pone Medicamentos), pulseras magnéticas, pulseras holográficas… y como no hay nada que se los impida… si hasta hay ministros y presidentes de comunidades autónomas que llevan la pulserita… qué te puedes esperar…

    Respecto a la telequinesis siempre pienso:”¿Quién crea en la telequinesis que levante mi brazo?”.

    Saludos :)

  2. Esta vez Pepito he creido que me equivocaba de blog. Pero qué serio y pragmático te has puesto ¿no? ¿Es que te has bebido una infusión que ponía del “bienestar” y no ha funcionado?
    Mira, yo no sé la teoría científica de la tomadura de pelo de la homeopatía pero qué quieres que te diga…si lleva componentes naturales antes que artificiales, creo que ya es algo bueno. Otra cosa es que sea placebo o no o tenga realmente los principios activos que predica, eso es otra cosa, pero que es más sano, yo creo que sí (o almenos lo parece).
    La verdad es que nunca lo he probado (ni ganas) pero conozco mucha gente que lo hace. (Ahora que lo pienso…en su mayoria es gente que no está muy bien de la azotea..joé…).
    Bueno Pepito, pues que al final te voy a tener que dar la razón, y que tanta filosofía green y zen y como le quieran llamar, creo que se está convirtiendo en la nueva moda para tomarnos el pelo a todos.
    Gracias por la dosis de pensamiento científico (aunque yo soy más de las que se deja engañar por la publicidad que viene fuera de los embases…)
    Saludos :) :):)

  3. Tonitú: Lo de la memoria del agua, como bien sabes, es el segundo principio. Como en la dilución final no queda normalmente ni una sola molécula del principio activo original, se inventaron que el agua tenía memoria y punto, con dos cojones.

    Supongo que al enseñarselo en primaria no recuerdan que: el agua, en fin, digamos que el agua está en los mares, océanos, ríos, lagos, charcos, pantanos hechos por Franco y piscinas de urbanización. Puede que esté en algún sitio más pero más o menos esas son sus ubicaciones principales.
    Entonces por una pelota que hay muy muy lejos de aquí que se llama sol y está muy caliente se evapora, ese agua evaporada sube mucho y se concentra arriba. A veces las concentraciones de vapor tienen formas graciosas y todo, se pueden parecer a tu suegra, por ejemplo. Luego, parte de ese vapor pasa a estado líquido y cae. Es una cosa que va bastante bien para las sequías pero que si te pilla de vacaciones en Torrevieja, por ejemplo, te toca los huevos.
    Ese líquido cae entre otros sitios en las montañas, donde se filtra y vuelve a salir a los ríos que llegan a los mares y todo eso, y se vuelve a evaporar y vuelve a caer en un ciclo sin fin…
    Así que por supuesto, el agua del planeta ha estado en contacto con todo.

    Sandra: No siempre estoy de buen humor ;)

    No hay placebo con componentes naturales y placebo con componentes artificiales. El placebo sólo es placebo.
    Conozco gente cabal que ha probado la homeopatía. No es tan difícil, está en las farmacias, te la puedes encontrar en cuñas de radio, y tiene gran aceptación social.
    Pero la aceptación social es muy grande a veces por desconocimiento y a veces por fe. A los primeros es a los que hay que informar.
    Hay mucha gente que se lo tomará para resfriados, dolores temporales de espalda… en fin, cosas leves en general… A esa gente no le pasará nada pero hay mucha gente con enfermedades serias. Si alguien deja un tratamiento de demostrada efectividad por un remedio mágico las consecuencias pueden ser muy graves.
    Los homeópatas se vanaglorian de que sus remedios no tienen efectos secundarios. Y es cierto. Ninguno, cero. Pero es que no tienen ningún efecto, ni primario ni secundario, ni nada. Porque sólo es agua.
    Sino recuerdo mal nunca he recurrido a nada que no sea medicina (y me niego a añadir lo de tradicional porque con medicina basta) pero algún día alguien a quién yo aprecie y con un problema serio lo hará. Es lo que trato de evitar.
    Y no estoy en contra de los remedios naturales. Estoy en contra de los remedios que no prueban su efectividad, independientemente de que los haga Boiron o Pfizer.

  4. ¡Tienes tooooooooooda la razón Pepito!
    La salud es un tema muy serio, lo que no sé es como no está más regulado todo esto pero bueno…Cada uno es libre de hacer lo que le apetezca y eso incluye tomar decisiones sobre su salud. Otra cosa ya es, que alguien se aproveche de la ignorancia de otros, o que incluso falseen sobre los efectos, eso es lo que para mí debería estar mucho más regulado e incluso penado.
    No quiero ni imaginarme, como tú dices, que alguien cercano a mí se dejara timar por la teoría milagrosa de la homeopatía y dejara de lado los medicamentos prescritos por un médico…uffff

    ¡Saludos y buen finde! :)

    PD: Yo tampoco estoy siempre de buen humor ;P

  5. Holaaaaaaaaaaaa:

    Casi encuentro menos “peligroso” las pulseras holográficas, porque en teoría sirven para mejorar el equilibrio, pero los mierdicamientos homeopáticos se usan para dolores de cabeza, ansiedad, depresión, dolores abdominales, etcétera… Mientras esperas que unas gotas de agua te ayuden a calmar ese dolor, quizás estás posponiendo una visita al médico que quizás encontraría algo que se podría haber tratado antes. Afortunadamente, que yo sepa, no venden mierdicamentos homeopáticos capaces de frenar una hemorragia, evitar una metástasis o disolver un trombo, aunque no me atrevería a afirmarlo categóricamente.

    Aquí un vídeo alusivo al tema:

    http://www.youtube.com/watch?v=ulrHZFnOnnY

    Saludos :)

  6. Lo de las pulseras es mucho menos peligroso, efectivamente

    Ningún prescriptor con un mínimo de inteligencia recomendará sustituir un tratamiento médico para algo serio con homeopatía.

    Pero lo que sí hará la mayoría, es recomendar sus pócimas para tratar los síntomas asociados, etcétera…

    Aunque sólo hace falta hacer una búsqueda en google para darse cuenta de que no todos los prescriptores tienen siquiera ese mínimo de inteligencia:

    http://www.kinastchile.cl/ccc34.htm
    http://homeollano.com/
    http://www.vibracionalterapias.net/dolencias/homeopatia_cancer.htm

    Para terminar, un comentario de un usuario que tampoco sabe nada:

    Tengo 41 años y estoy haciendo un tratamiento homeopático desde que se me diagnosticó un cáncer de mama el mes de mayo del 2006. Tengo que decir que no tuve casi efectos secundarios con la quimioterapia ni con la radioterapia y el oncólogo-homeópata me recomendó seguir el tratamiento complementando los 5 años con la medicina convencional para reforzar el sistema inmunológico.

    Si necesitas más información, no dudes en ponerte en contacto conmigo.

    .

    Querida Victoria Martínez Romero, si quieres creer que refuerzas tu sistema inmunológico, toma actimel, bonita. Por lo menos sabe bien.

    Ese comentario, visto aquí:

    http://grupos.emagister.com/debate/cancer_homeopatia_leerlo_por_favor/7031-559932

    Se complementa con otros tantos de gente igual de burra. La de daño que pueden hacer estos analfabestias es indescriptible.

    Si buscas homeopatía cáncer en Google es el segundo resultado.

    Os dejo que voy a comprarme un lanzallamas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Donde no hay mata no hay patata © 2014 Tema adaptado a partir de Frontier