En cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012 se informa de que este sitio web utiliza cookies de terceros con objetivos analíticos así como
una cookie propia para recordar su decisión de no mostrar más este aviso. Si está de acuerdo haga click aquí De acuerdo Más información

Talento

Decía el tristemente desaparecido Vicente Ferrer que cada persona ha nacido con una misión en esta vida. No creo que sea cierto pero sí resulta evidente que hay personas que tienen habilidades especiales. Algunos están hechos para practicar algún deporte en concreto, y cuando lo practican, triunfan. Otros tenemos habilidades que no por inútiles son menos increíbles.

Yo, he nacido para dormir. Puedo dormir en cualquier lugar y/o circunstancia con una facilidad que asombra a todo aquel que ha podido presenciar alguna de mis gestas.

Desde que me independicé, duermo con demasiada frecuencia en el sofá. No me refiero a una siesta controlada, con una mantita y música relajante. Me refiero a dormirme de forma casi narcoléptica en un sofá que tiene más de 25 años. Unas dos veces por semana suelo quedarme sopa, sobre cualquier objeto, con las gafas puestas, y con todo encendido (luces, tele…).

Voy a poner un ejemplo de lo que ha ocurrido entre ayer y hoy. Ayer llegué a mi casa a las 17 h. Me puse ropita fresca y me senté en el sofá a ver sufrir a los ciclistas del tour mientras me tomaba un helado. Sobre las 18 h me quedé dormido y me he levantado hoy a las 12 AM.

Es decir, he dormido 18 horas y sé que si me tumbara de nuevo, me volvería a dormir.

Y todo eso durmiendo aquí:

dormilega.jpg

No me negaréis que es asombroso. Me he clavado el mando, el teléfono, el mocho, todo, en la espalda. Tenía el cuello doblado sobre uno de los brazos de madera del sofá (que no se ven porque la cámara es una mierda, pero están). Y aún y así he tenido los santos cojones de dormir 18 horas sin levantarme siquiera para ir a mear.

No hay duda de que si algún día el dormir se convierte en competición, llenaré mi casa de medallas ;)

Si te ha gustado... ¡comparte!  Compartir en FacebookTweet about this on TwitterCompartir en MenéameCompartir en RedditCompartir en Google+

6 Comentarios

Añadir un comentario
  1. Hola nen:

    Eso es de Guiness… si es que estás hecho un campeón, jejejeje.

    Piensa que todo eso que había en el sofá ha reactivado tus chacras, así que te encontrarás como una rosa los próximos días, hasta que vuelvas a necesitar cargar las baterías y duermas encima de vasos vacíos de natillas, el portátil con el cargador, algún plato y algún pañuelo con jugo de huevo… que hará que recargues otros chacras también necesitados de atención. Es algo que se dice mucho: el cuerpo es sano, sabe lo que se hace.

    Apa, nen, disfruta

  2. Eres increíble Pepito! un ser extraordinario con poderes sobrenaturales, tipo spiderman, pero en perraco…
    Que me parto con lo de los chacras…jajjaa

  3. Es verdad, ¡¡¡¡¡¡Ese soy yo!!!!!!

    Y por cierto, poco antes había dormido ya en el sofá con el portátil abrazado toda la noche. Casi nada…

  4. Pingback: Donde no hay mata no hay patata => Diario de un pepito » Blog Archive » No estoy solo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Donde no hay mata no hay patata © 2014 Tema adaptado a partir de Frontier